Lo siento

Te echo de menos. Ya han pasado seis años desde que nos vimos. 

Se que esta carta te parecerán los lamentos de un viejo, pero antes de que la destruyas, déjame decirte una cosa.

Ayer vi nardos en el campo, ¿te lo puedes creer? Aquí, en esta tierra de nadie.

Me acerqué a ellos, y cuando hundí el rostro pude verte sonreír. Y sin darme cuenta en un principio, empecé a llorar.

Por primera vez comprendí que nunca me perdonarías, no lo merezco. Solo podré consolarme con tu recuerdo, con ese pasado deslumbrante en el que me dejaba guiar por tu mano.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s