Tiemblo al beber agua

Trato de ocultarlo, pero ésta ahí. Las réplicas de un terremoto que se sacude en mi interior.

No sé en qué momento, pero siempre, cuando voy a contarle a alguien cómo funciona mi cerebro, es con una profunda ironía, como si ya todos los problemas que tengo los hubiera superado y es algo anecdótico.

Pienso que es porque lo que me sucede me resulta tan extravagante, contradictorio e injusto que no lo acepto como real. Y eso mismo me está causando muchos problemas.

Pero, ¿qué hacer? Sigo esperando a que alguien me apriete con suavidad el hombro para despertar de este largo sueño.

Estoy envuelta en miedo.

Creo que sí podría alcanzar mis objetivos, por muy ambiciosos que sean algunos de ellos. Pero está la criatura, que me susurra a mis espaldas que lo único que conseguiré es hacerle perder el tiempo a los demás.

No debería de importarme, nada de lo que ella diga debería, pero lo hace.

Porque ahí está, ese aleteo irregular en el pecho, ese tapón en la garganta.

Sonrío, una leve risa se me escapa entre los labios. Me miran como si recordara algo divertido, sin embargo no lo es.

Es el absurdo, es el dolor de que me haya tocado esto a mí.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s