Magia

No hay otra palabra con la que describirlo. Hoy, en este momento, he sentido el viento.

Las puertas se han abierto y el miedo ha huido de la luz del sol. Soy yo.

Me sonrío satisfecha, he hallado la respuesta en el único sitio que me faltaba por mirar.

Jamás había visto lo que hoy.

Unos desconocidos habían perfilado mi alma. Cada esquina, cada curva, la conocían al detalle.

Todo mi mundo se tambaleó, allí estaba lo que yo anhelaba contar.

Necesitaba una ventana y ellos me la dieron. Sus vidas entrelazadas en cada una de sus estrofas me arrastraron con ellas.

Sin embargo, me doy cuenta de que esto no es una epifanía, es una catarsis que sin darme cuenta se había estado gestando en mi interior sin yo percibir nada más que un eco que me instaba a seguir.

Eso fue lo que hizo que hoy, sin ser casualidad, pues era cuestión de tiempo, todo ha estallado.

He sucumbido al llanto por la letra de una canción. Algo que jamás me había pasado.

La Criatura estaba perpleja, pues había bajado la guardia pensando que sólo estaba perdiendo el tiempo.

Aquello no podía ser real, exclamó. ¿Por qué me importaba lo que decían unos desconocidos?

La respuesta la obtuvo enseguida.

Eso era magia. En su más pura esencia, la misma que en el fondo de mi alma deseaba crear.

Era posible alcanzarla, mi risa me lo grito y mis lágrimas me lo confirmaron.

Desde hoy, no sé cuando, algún día podré mirarles a los ojos, sonreír, inclinarme y gritar:

—¡Gracias!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s