21

Está a punto de terminar mi cumpleaños mientras escribo esto.

No es que tuviera algo definido como me sucede normalmente pero si tengo un pensamiento; la deformidad.

Me resulta desagradable que me tomen fotos, no soporto verme sonreír.

Antes me encantaba, tenía una presencia que cautivaba al objetivo de cualquier cámara.

Ahora me veo desfigurada. Nada se ha movido de su sitio pero el trastorno límite no me deja verlo.

En cambio me hace sentir que estoy tras una prisión de carne que ha crecido de forma totalmente irregular.

A veces tengo ganas de arrancarla, incluso cuando hacía deporte esa sensación de estar en un cuerpo ajeno, monstruoso, no desaparecía.

Me he mirado, ésta situación es inaceptable. Si voy a amar cada parte de mi ser el exterior también debe formar parte de ello.

Pero el trastorno no desaparecerá.

Nada me lo van a poner sencillo.

Joder.

Joder.

Joder.

Pues me da igual, coño.

Soy preciosa por mucho que me diga que no es verdad.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s