Hormiga

No sé cuántas veces habré suspirado ya. Qué frustrante. Qué vergüenza el recordar.

Vete por favor, ya ha pasado mucho tiempo.

Quiero morder esa sonrisa de medio lado. Quiero apretar tu carne oscura.

Sólo quiero dejar de desviar la mirada a tu antigua casa.

Vete por favor.

Pero no te vas, te cuelas en cada rincón de mi cuerpo como una hormiga.

Odio que nos saludemos como si nunca nos hubiéramos amado.

Perdona. Perdona por no haber sido sincera, pero no puedo dejar de pensar en que tú tampoco te atreviste a serlo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s